CAVACO SILVA ENCARGA FORMAR GOBIERNO AL SOCIALISTA ANTÓNIO COSTA

Tras casi dos meses de crisis política, el Presidente de la República Portuguesa, el conservador Aníbal Cavaco Silva, ha decidido encargarle el Ejecutivo al socialista António Costa. Por primera vez en la historia democrática de Portugal no gobernará el partido más votado, sino un Gobierno apoyado por una mayoría parlamentaria de socialistas, marxistas del Bloque de Izquierda (BE) y los comunistas lusos (PC), en lo que supone un claro giro a la izquierda después de cuatro años de políticas de austeridad.

Pocos minutos después de la conclusión de su segunda reunión con Costa esta semana, la oficina del Presidente emitía un breve comunicado informando a los portugueses de su decisión de encargar formar Gobierno al líder socialista.

“El Presidente de la República ha tomado debida nota de los acuerdos firmados entre el Secretario General del Partido Socialista y el Bloque de Izquierda, el Partido Comunista Portugués y el Partido Ecologista ‘Los Verdes’ para dar estabilidad y durabilidad a un Gobierno minoritario socialista”.

“Así, el Presidente de la República ha decidido, tras reunirse con los partidos con representación parlamentaria, nombrar al Dr. António Costa Primer Ministro”.

La sobriedad y brevedad del comunicado evidenciaba las reticencias que siente el Presidente al entregarle el Ejecutivo a una alianza que ha tachado de “inconsistente” y sin “garantías de una solución alternativa, estable, duradera y creíble”.

Su decisión llega después que el líder socialista respondiera a una serie de seis cuestiones formuladas por el Presidente sobre los acuerdos alcanzados entre los partidos de la izquierda. Entre otros asuntos, el Presidente pedía que el político clarificara la posición del futuro Gobierno de cara a el pago de las deudas del país, además de los compromisos suscritos entre Portugal tiene con la Unión Europea y la OTAN.

Dos meses de crisis política
La decisión de Cavaco Silva pone fin a la crisis política que había sumido a Portugal en un estado de incertidumbre desde los comicios legislativos del pasado 4 de octubre, cuando la coalición conservadora liderada por el Primer Ministro Passos Coelho consiguió ser el grupo más votado pero se quedó a nueve escaños de la mayoría en la Asamblea de la República.

Desde el primer momento los partidos de la izquierda anunciaron su voluntad de llegar a un acuerdo inédito para evitar que los conservadores volvieran a gobernar. Reuniones maratónicas entre los dirigentes de los grupos políticos resultaron en una serie de pactos según los cuales el BE y los comunistas prestarían su apoyo a un futuro Gobierno liderado por Costa, que se perfilaba como el próximo Primer Ministro de la República.

Cavaco Silva, sin embargo, hizo caso omiso a las negociaciones entre el PS, BE y PC, y citó “los fundamentos de nuestro régimen democrático” y la necesidad de “impedir que se transmitan señales negativas a las instituciones financieras, los inversores y los mercados” al encargar el Ejecutivo a Passos Coelho. El resultado fue el Ejecutivo más breve de la historia del país, de apenas 10 días de duración, cayendo en el momento que la mayoría parlamentaria rechazó su programa de gobierno el pasado día 10.

Muchos esperaban que, ante la caída del XX Gobierno de Portugal, el Presidente se daría por vencido y encargaría el Gobierno a Costa, dado el daño que la inestabilidad política le estaba haciendo a la percepción internacional del país. El político conservador, sin embargo, decidió tomarse su tiempo, consultando a prestigiosos constitucionalistas, representantes de los colectivos sociales y economistas sobre sus opciones, entre las cuales se encontraban acordar el Ejecutivo a los socialistas, nombrar un Gobierno de Iniciativa Presidencial con poca probabilidad de conseguir apoyo en el Parlamento, o mantener al Gobierno de Passos Coelho en gestión.

También mantuvo un viaje oficial a la isla de Madeira, dejando atrás la incertidumbre de Lisboa para disfrutar de un par de días de sol, e incluso mofándose de los periodistas que le preguntaron acerca del próximo Ejecutivo. “Ya os iré informando de mis decisiones a través de la página web de la Presidencia”, declaró desde el pueblo madeirense de Ribeira Brava. “Pero os recuerdo que lideré un gobierno de gestión durante cinco meses”, añadió, refiriéndose a su propia época como Primer Ministro en 1987.

En total, durante las últimas semanas Cavaco Silva se reunió con más de 30 personalidades públicas y políticas al regio Palacio de Belém, y con el paso de las semanas las críticas sobre la indecisión del Presidente han ido en aumento. A la vez, la alternativa de mantener al Gobierno derrocado de Passos Coelho en gestión desapareció cuando el propio Primer Ministro en funciones declaró que no quería gobernar con poderes tan limitado y dejó claro que ya no tenía sentido perder más tiempo.

Al final el sector financiero terminó por forzar la mano del Presidente ya que, pese a desconfiar de un Ejecutivo de la izquierda, los economistas apuntaron a la necesidad urgente de aprobar los Presupuestos Generales del Estado para 2016 y poner fin a la incertidumbre que azota a la Bolsa de Lisboa. Con un Primer Ministro derrocado que no quería continuar en gestión, un hipotético gobierno de iniciativa presidencial sin posibilidad de supervivencia y la creciente presión económica, Cavaco Silva tuvo que ceder.

Una nueva etapa
En los próximos días António Costa formará su Ejecutivo, en el que tanto los marxistas del BE y los comunistas lusos han descartado participar. Una vez haya presentado su Consejo de Ministros, tendrá 10 días para presentar su programa de gobierno ante la Asamblea de la República, donde contará con el apoyo mayoritario necesario para que su Gobierno siga adelante.

El nuevo Ejecutivo socialista se compromete, entre otras medidas, a eliminar los recortes a los salarios de los funcionarios públicos, eliminar la sobretasa sobre la renta de las personas físicas, aumentar el salario mínimo hasta alcanzar los 600 euros mensuales y anular el proceso de privatización de la gestión de los transportes de Lisboa y Oporto.  La semana pasada la mayoría parlamentaria de la izquierda ya aprobó legalizar la adopción por parte de parejas homosexuales y derrogó la controvertida Ley del Aborto aprobada por el anterior Gobierno conservador.

En declaraciones desde las filas de la derrocada coalición conservadora, el diputado del Partido Social Demócrata Luis Leite Ramos declaró sentirse “preocupado, dado el riesgo enorme que este nuevo Gobierno supone para el futuro económico de Portugal”.

“Acabamos de recuperar la credibilidad. Ahora llega un Ejecutivo con un pecado original: el de haber nacido a través de la violación de la tradición democrática de este país, robando el Gobierno a quienes ganaron las elecciones”, añade. “Nosotros estaremos a la altura, seremos una oposición responsable, pero nunca dejaremos de recordar la falta de legitimidad política y ética de la izquierda”.

Por su parte, el economista y diputado socialista Mário Centeno, favorito a ser Ministro de Finanzas del próximo Gobierno, celebra la resolución de la crisis política, a la vez que lamenta que la indecisión del Presidente de la República a lo largo de los últimos dos meses complique el futuro del país.

“No es que esta crisis política haya durado tanto tiempo: infelizmente nuestra historia política revela que esto no ha sido extraordinario. El problema es que este inmovilismo ha tenido lugar en un momento especialmente sensible para nuestra economía”, explica el ex funcionario del Banco de Portugal.

“No teníamos tiempo para esto. Los Presupuestos Generales para 2016 tenían que ser aprobados en octubre, y estamos a una semana de diciembre. Y hay legislación comunitaria que cambia el primero de enero –normas de la Unión Bancaria, por ejemplo–, y que requería mayor preparación de la que será posible ahora”.

“Ahora tenemos muchísimo que hacer en muy poco tiempo”, concluye Centeno. “Portugal va llegar muy justo, e incluso tarde a muchas cosas, por culpa de esta crisis política innecesaria”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s