tem mais que eu

Y son acordes, son acordes de guitarra, son acordes del alma, son acordes de tu ser, acordes que te recuerdan al pantano, que pese a la voz que fala de vocês em sotaque brasileiro transportate ao pantano, lleva-te hasta hace cinco años atrás, al campo de Castilla, de Guadalajara, donde bajo un cielo de estrellas lamentas la perdida de un rapaz tão excepcional como Rodrigo a la vez que celebras que eres joven, que tienes la vida conquistadíssima, que con tan pocos años eres el puto toast of the town sin ser nada, porque nunca somos nada, somos el producto que quienes nos educaron y resultado de os seus esforços, pero venimos del polvo y al polvo volveremos, pero mientras estamos disfrutemos. Y cinco años más tarde vuelve a ser lo mismo, el puro placer de ser libre, de ser joven, de disfrutar con acordes de guitarra, de tener el privilegio de saltarte filas porque, fuck it, “sou d’imprensa” y tengo el bracelete para demostrarlo, y cinco años más tarde sabemos un poco más, tenemos um bocado menos de paciência, falamos português, percebemos brasileiro, y que mundo más lindo, que mundo de rapazes que cantam bem, de noches de promesa absoluta, de recreaciones de intervalos Hemingwayescos llenos de alcohol y expatriados y periodismo. De vidas fometadas por quienes nos fomentan, aquellos espíritus que nos dicen que aprovechemos a fondo, que nos animan a más y mejor, y de los barbudos y guitarras y “a gente”, y, joder, que vida más gloriosa, sea en el presente aquí o un pasado en Guadalajara, pues es una vida aprovechada. Y viva, viva.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s